26 de abril de 2017

DINAMA autoriza nuevas perforaciones petrolera sin audiencias públicas

Paysandú Libre de Fracking
Gensa Paysandú
Paysandú Nuestro
Jóvenes de Piedra Sola
Salteños en Defensa del Agua
Ciudadanos de Tacuarembó
Uruguay Libre de Megaminería




DINAMA APRUEBA NUEVAS PERFORACIONES PETROLERAS EN EL NORTE

A pesar de los riesgos que significarán para el ambiente y las actividades productivas de la zona, la Dinama se dispone a aceptar las perforaciones de la petrolera Schuepbach en el Norte del país, descartando la convocatoria de audiencias públicas solicitadas por organizaciones sociales locales.

El director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario, dijo que la habilitación de cuatro perforaciones solicitadas por Schuepbach en busca de hidrocarburos en Tacuarembó, Paysandú y Salto está en su fase final. "En realidad lo que están haciendo hoy es una exploración a través de un pozo que es como uno de agua termal, como cualquier otro", acotó Nario a la prensa local.

Comparar los pozos en procura de petróleo o gas con los pozos de aguas termales es una afrenta a la inteligencia de los uruguayos, solo posible por la falta de experiencia en nuestro país sobre las prácticas de la industria petrolera.

¿Qué estudios se han hecho para saber si la geomorfología no fue alterada y la estructura geológica no se ha debilitado con las perforaciones que ya fueron hechas, para asegurar que éstas serán inofensivas? Hoy se cuenta con mayor información que hace 70 años atrás, esos datos nos dicen que es muy inconveniente realizar más perforaciones y la evidencia que brindamos a la Dinama es contundente.

Técnicamente, la única semejanza entre la perforación de un pozo para abastecer las termas y de uno para explorar gas o petróleo es que, en ambos casos, se baja un trépano que va rotando para atravesar la roca hasta llegar a su objetivo. De ahí en adelante tienen diferencias significativas.

En un pozo termal no se esperan afloramientos incontrolados, el lodo de la perforación puede ser muy liviano y con una cantidad mínima de aditivos. Más aún, el potencial de contaminación de las aguas termales se puede considerar como nulo, por lo tanto la calidad de la entubación y cementación ocupan un segundo plano. Al no haber hidrocarburos, un pozo termal no registra un desbalance de presiones y pérdidas, requiriendo precauciones mínimas.

En un pozo para hidrocarburos la situación cambia radicalmente. Por lo pronto, aunque esta no sea una etapa de extracción, ya está planteado en la propuesta de Schuepbach la posibilidad del uso de explosivos.

La integridad de un pozo depende de la calidad de la entubación y cementación. Ningún pozo es perfectamente vertical, por lo tanto el escaso anillo de cemento aislante nunca es perfecto. Una falla de aislación da lugar a pérdidas de gases o petróleo que contaminarán acuíferos subterráneos o de superficie.

En los pozos petroleros la posibilidad “golpes” de gas o afloramientos descontrolados obligan a agregar al lodo de perforación aditivos con características especiales de densidad y plasticidad, muchos de los cuales no están declarados en el informe presentado por Schuepbach y por lo tanto se desconoce su composición química.

El Informe Ambiental Resumen (IAR) hecho por Schuepbach puesto a consideración del público por la Dinama careció de informaciones precisas sobre las características que tendrán realmente las actividades planteadas por el proyecto, diciendo que son perforaciones en busca solamente de hidrocarburos convencionales.

Schuepbach trasmitió en cambio a sus accionistas e inversores que procura encontrar petróleo o gas en rocas de esquisto, solo extraíbles mediante la fracturación hidráulica o 'fracking', ignorando las decisiones departamentales que prohíben esa tecnología por el riesgo que implica sobre los suelos y fuentes de agua de la región.

Estas evidencias que fueron suficientes para exigirle mayores explicaciones a la empresa, lo serían también para rechazar este plan de nuevas perforaciones. No son creíbles los fundamentos del proyecto de Schuepbach y no es aceptable que desde la Dinama se justifique su aceptación con analogías que no corresponden.

Si la Dinama recibió las respuestas de la empresa a informaciones adicionales que fueron planteadas desde la sociedad civil, ¿por qué no expone públicamente esas respuestas? ¿Por qué no convoca a las audiencias públicas solicitadas?

Las organizaciones sociales firmantes seguiremos defendiendo el derecho a ser escuchados con respecto a la conveniencia de proyectos que amenazan la integridad de nuestro territorio y a hacer que se respeten las decisiones departamentales que han sido adoptadas en concordancia con el sentimiento de las poblaciones locales y con las atribuciones de las leyes y la Constitución nacionales.


26 de abril de 2017.

19 de abril de 2017

“PARAMÉTRICANDO”



¿Existe una paramétrica para los combustibles en Uruguay?
¿Cuanto "gana" ANCAP abasteciendo con Fuel Oil a UPM y Montes del Plata?
¿Cómo se compara la venta de Fuel Oil a las zonas francas celulósicas con las que se hacen a la industria uruguaya?

Para casi todos los uruguayos hablar de una paramétrica es hacerlo sobre algo que tiene un aura de misterio.

En Montevideo por ejemplo, la paramétrica de la Intendencia Municipal (IMM) para la determinación del precio del boleto urbano, ha desafiado la imaginación y la capacidad analítica de todos por muchos años.
Así, si escuchamos a los sindicatos, los salarios tendrían una influencia muy menor en el costo del boleto, mientras que desde la Intendencia del Intendente Martínez se dice que su peso en la “paramétrica” llega al 72%.(1)

Sobre esta “paramétrica”, se da incluso el caso de que los propios ediles municipales dicen desconocer la formulación de la misma, al tiempo que la paramétrica parece evolucionar. Así en el último aumento se habría incluido un porcentaje de recuperación por la disminución del número de boletos vendidos; (2) algo difícil de explicar en términos puramente comerciales y sobre lo que no había antecedentes.

Otro factor que influye en el precio del boleto y se comenta integra la paramétrica es el costo de los combustibles.

El transporte colectivo se mueve utilizando  combustible diesel, el Gas Oil, cuyo peso en el precio, de acuerdo a la IMM, sería de solo 5,5% (1) al estar subsidiado en casi el 50% (2) sobre el precio de venta al público.

También la fijación de los precios de los combustibles implicaría la utilización de una “paramétrica” (3), la que de acuerdo con información de prensa tendría en cuenta el precio del crudo, los costos de refinación y los márgenes de ganancia, de la petrolera estatal, los distribuidores y los puntos de venta.

Esa paramétrica ha sido repetidamente mencionada por sucesivos directorios de ANCAP e incluso invocada para justificar variaciones en los precio como esta de 2013:
 El presidente de Ancap, Raúl Sendic, dijo ayer que la explicación de la suba de las naftas se basó en la evolución del precio del dólar en Uruguay y la situación internacional del petróleo. Informó que para determinar la suba se modificó la paramétrica con la que la empresa fija el precio de los combustibles.”(4) 

Sin embargo, al ser consultada ANCAP sobre esa paramétrica, sus servicios jurídicos informan oficialmente que:
no existe un acto administrativo que apruebe una paramétrica a los efectos de la fijación del precio de los combustibles” (5)

Queda así en evidencia que no existe oficialmente una paramétrica, a modo de criterio objetivo para determinar el precio de los combustibles derivados del petróleo. Combustibles que, a pesar del incremento de las renovables, constituyen el 40% de la energía consumida en Uruguay. 

Dentro de los combustibles, tomando como base el año 2015, el 30% del consumo son las naftas, 40% el Gas Oil y 20% el Fuel Oil. El restante 10% lo constituye el gas licuado de petróleo (supergás) y otros derivados.

De ellos, las naftas y el Gaas Oil son principalmente utilizados por el transporte, mientras que el Fuel Oil es mayormente utilizado por la industria.

En todos ellos, los precios de venta al público de Uruguay son actualmente mayores a los de paridad de importación definidos por la URSEA (6) y superiores a los de la región, considerando Argentina, Brasil y Chile.(7) 

Esta diferencia de precios quita competitividad a la logística y la industria nacional, siendo que desde muchas tribunas se ha reclamado insistentemente alguna forma de rebaja para el Gas Oil.

Desde el punto de vista de la producción de los combustibles, las naftas y el Gas Oil se diferencian claramente del Fuel Oil, más pesado y de menor valor en todos los mercados.

 Ese parece ser también el caso en Uruguay donde los precios considerados para la venta al público mantienen esa relación, al menos hasta que consideramos los precios en boca de refinería, descontando impuestos y costos de distribución.

Referente a los impuestos, las naftas están gravadas con IMESI (Impuesto Específico Interno), mientras que el Gas Oil y el Fuel Oil incluyen IVA (22%). En la web de la Dirección Nacional  de Energía figuran los costos sin impuestos de los diferentes combustibles. (8)

                             Precio venta público    Precio libre de impuestos      Precio que cobra ANCAP 
                                    (Fuente ANCAP)                       (Fuente DNE)                                     (Fuente URSEA)
Nafta Super 95              $ 45,90                            $ 25,39                                   $ 18,67
Gas Oil 50S                   $ 41,80                            $ 34,26                                   $ 25,45
Fuel Oil Calef.                $ 22,90                            $ 18,77                                   $ 18,18


Las naftas y el Gas Oil incluyen además el flete a los puntos de distribución, el margen de los distribuidores, tasa de la Intendencia de Montevideo, tasa de la URSEA y costo del fideicomiso de eficiencia energética. El precio del Fuel Oil no incluye los fletes.

Así considerado, el precio que obtiene ANCAP de un litro de nafta es similar al de un litro de Fuel Oil.  Lo que es más, si consideramos el precio del litro del Fuel Oil libre de azufre cuyo precio de venta al público es de $ 26,71, por el que ANCAP termina obteniendo al venderlo en el mercado interno un precio 15% mayor al que obtiene vendiendo la nafta, situación difícil de entender en el marco del mercado petrolero mundial y regional.

El Fuel Oil bajo en azufre tiene un costo en refinería para la industria uruguaya de $ 26,71 que descontando impuestos le representa a ANCAP $ 21,30 por litro. (9)

ANCAP produce otros tipos de Fuel Oil bajo en azufre, entre ellos el denominado por la URSEA como “Fuel Oil Botnia” que se le exporta a UPM y Montes del Plata para su uso en las zonas francas (10). Ese Fuel Oil constituye el 70% de los insumos que adquieren en Uruguay las zonas francas celulósicas y ANCAP se los envía en barcos contratados a sus puertos.
 
Una revisión del sistema informático público de la Dirección Nacional de Aduanas (11) nos permite conocer los detalles de esas exportaciones. A diferencia de las ventas locales que se hacen en boca de refinería, los precios que pagan UPM y Montes del Plata por el Fuel Oil son “CIF” o sea que incluyen los costos de seguro y flete hasta las zonas francas.

El detalle de las últimas exportaciones realizadas a cada zona franca es como sigue:

Fecha                DUA(12)  Destino    Valor CIF (U$S)    Volumen m3   Tipo Cambio       Valor/litro ($)
10-03-17           512742      UPM        942.982,50              2.500               28,419            10,71
04-04-17           517820     MdelP       875.462,50              2.500               28,511              9,98

 ¿Cómo se justifica que las zonas francas celulósicas paguen a ANCAP, por Fuel Oil “entregado a domicilio” menos de la mitad de lo que debe pagar la industria nacional para retirarlo de las plantas de distribución?

El precio anterior es especialmente llamativo en estos momentos en que la planta de La Teja está parada por mantenimiento desde febrero, con lo que ANCAP debe importar los combustibles.

Si revisamos la última importación de Fuel Oil registrada hasta el 10 de abril por ANCAP en el sistema de aduanas (DUA 168717 de 2016), vemos que la petrolera uruguaya pagó con impuestos incluidos $11.53 por litro (13) 

Lo anterior hace aún más difícil de entender la lógica del “negocio” de proveer de Fuel Oil a las zonas francas celulósicas y deja en evidencia la gran diferencia en el tratamiento de esas industrias y las que se encuentran instaladas en el territorio nacional.

Quizá alguien podría decir que es por la “paramétrica”.

(10)                        Resolución URSEA 34/010 de 2/2/2010
(11)                        https://servicios.aduanas.gub.uy/luciapub/luciapublico.htm
(12)                        DUA: Documento Único Aduanero
https://servicios.aduanas.gub.uy/LuciapubX/hpumdpol.aspx?tihliDqoDYRo8XQt5MKQvO/oIAjX7QhCadOeRcWqS9Diygkj4w0hoojO2MwRgKDk