27 de febrero de 2017

La Mosqueta de la Celulosa

El juego de la mosqueta es un viejo conocido de los uruguayos, aunque también se conoce en muchos otros lugares del mundo con nombres como “Tapadita”, “Trile”, “Trille” o incluso “Pepito paga doble”.
Por lo general es un juego callejero ilegal, en el que un grupo organizado de personas quita mediante argucias dinero a aquellos que se acercan a jugar con la promesa de ganancias imposibles. Para ello inducen al jugador, incluso con alguna ganancia al comienzo, a apostar dinero para determinar bajo que vaso se encuentra una pelotita que hábilmente han retirado de la mesa.
En estos días un comunicado oficial de UPM blanqueó lo que es un secreto a gritos.
Expresó que la empresa actualmente NO está negociando una nueva planta en Uruguay (1) y, si bien aclaró qué “las conversaciones con el gobierno de Uruguay han tenido un espíritu positivo”, agregó también “El inicio de cualquier proyecto de inversión relacionado con una potencial planta de celulosa requeriría la satisfacción de varios requerimientos, uno de los cuales es una conclusión positiva de las negociaciones con el gobierno de Uruguay sobre el desarrollo de la infraestructura.”
De acuerdo con notas de prensa, el mismo día, la filial local de UPM mediante un correo electrónico de la agencia encargada de su comunicación empresarial, que no fue publicado en la página Web de UPM Uruguay (www.upm.uy) ni en la Web de la Presidencia (www.presidencia.gub.uy), “Aclaró” algunos puntos, pero tampoco dijo que estuviera decidida una nueva planta.
Pensar que el comunicado oficial de UPM colgado en su web institucional en inglés “apunta a los mercados y no estaba previsto que llegara a Uruguay” (2) es no entender la globalidad del mundo de hoy.

En realidad UPM nunca dijo que fuera a instalar una nueva planta en Uruguay, ni que la inversión sería de 4.000 millones y menos aún que las obras comenzarían en 2018 con un pico de actividad en 2019.

Eso solo lo dijo nuestro gobierno
Incluso el último reporte a los accionistas emitido por UPM el 31 de enero reafirma lo de su comunicado diciendo que:
Nuestras discusiones con el gobierno de Uruguay en los prerrequisitos para un desarrollo industrial a largo plazo en el país han continuado con espíritu positivo. Igualmente muchos temas importantes están aún en discusión” (3)
Ante esto cabe preguntarse si estaremos en el camino correcto al apostar a una inversión indefinida, que mas allá del período que lleve su construcción, solo generará unos pocos puestos de trabajo permanentes.
Más allá de la propaganda, el sitio oficial de UPM en Uruguay claramente expresa que tienen solo 200 empleados directos (4)
Por otra parte, ya tenemos dos ejemplos de los magros beneficios que le dejan al Uruguay las plantas de celulosa operando en régimen de zona franca.
Les exportamos a esas plantas madera por valor de 600 millones de dólares, al igual que la podríamos exportar a otro país, con el mismo nivel de actividad, salvo que en lugar de entregarlos en las zonas francas celulósicas, lo haríamos en el puerto de Montevideo o Nueva Palmira.
A partir de allí, la producción y venta de la pasta de celulosa es una actividad de zona franca sin control aduanero y que solo reporta al país los ingresos por concepto de salario de los empleados de cada planta. De acuerdo con los informes de Uruguay XXI de mayo de 2016 (5), las dos zonas francas celulósicas emplean 1367 personas en las 19 empresas que operan en ellas.
Respecto de los insumos, de acuerdo con los informes de la Dirección Nacional de Aduanas, los 600 millones de dólares en madera exportados a las zonas francas serían 270 millones a UPM y 330 a Montes del Plata.
Por ese valor las plantas de celulosa adquirieron, mayormente de sus propias subsidiarias forestales (Forestal Oriental y Eufores respectivamente), 3.700.000 toneladas de madera UPM y 4.700.000 toneladas Montes del Plata.
Los volúmenes de madera registrados, salvo una gran variación de stock interanual, son inversamente proporcionales a la producción de celulosa declarada por las plantas, que es 30% mayor en UPM que en Montes del Plata.
Además de la madera, Uruguay le exportó en 2016 a a las zonas francas celulósicas unos 47 millones de dólares en otros insumos, el 70% de lo exportado, 33 millones, es Fuel Oil vendido por ANCAP a un precio promedio de 8 pesos el litro (0.28 dólares), menos de la mitad del costo local y por debajo del costo del barril de petróleo crudo.
A partir de allí, según Uruguay XXI, las plantas dicen haber vendido en 2016 celulosa por valor de 1242 millones de dólares.(6) (7) Venta que no se registra en aduana ni integra el anexo estadístico del propio informe de Uruguay XXI.(6).
Atendiendo como cierto el informe según el cual las ventas desde las Zonas Francas Celulósicas lo fueron por un valor de 1224 millones para un volumen de 2.400.000 toneladas de celulosa, el precio promedio sería de 512 dólares por tonelada, muy por debajo de los valores internacionales para la pasta de celulosa BEK, o BEKP (8) que producen UPM y Montes del Plata.
Esa materia prima se cotizó a comienzos de 2016 a 800 dólares la tonelada y finalizó el año a 654. (9) Ahora en 2017 el precio se habría incrementado hasta 675 dólares por tonelada (10)
Así asumiendo un precio medio para 2016 de U$S720 la tonelada, la venta de 2.4 millones de toneladas supondría una facturación de 1728 millones de dólares.
Eso son 500 millones de dólares más que publicado en la web de Presidencia y Uruguay XXI.
Ese es el nivel de ganancias sobre el que los uruguayos no recibimos nada, al permitir que esta actividad se haga en régimen de zona franca.
Como en el juego de la mosqueta la esperanza de grandes ganancias implícita en frases como “8000 empleos”, “incremento del PBI” y “desarrollo industrial” incita al juego.
Al mismo tiempo, como en la mesa de juego, el hábil manejo de los vasitos y la complicidad de los crupiers, hace imposible que los uruguayos podamos acceder a esas ganancias. Eso llega al punto de que en las “negociaciones” con las empresas celulósicas, ni siquiera se cuestiona la adjudicación de zona franca para una actividad altamente rentable, que hace uso intensivo de nuestros recursos naturales y que además implicaría invertir por y para su instalación al menos 1.000 millones de dólares sin recibir nada a cambio.
¿Cómo se justifica tamaño despropósito que priva al Uruguay de su legítima ganancia en un rubro en el que tenemos ventajas comparativas y cuyo desarrollo costó cientos de millones de dólares en subsidios y renuncias fiscales?
Dejemos de hacernos trampas al solitario y si vamos a integrar una nueva planta de celulosa en nuestro territorio, que además de beneficiar a la empresa le sirva al Uruguay y los uruguayos.



(1) http://www.upm.com/About-us/Newsroom/Releases/Pages/UPM-comments-market-speculations-concerning-an-alleged-pulp-mill-investment-in-U-001-Thu-26-Jan-2017-11-12.aspx(2) http://www.elobservador.com.uy/como-entender-los-dos-comunicados-upm-la-eventual-planta-celulosa-n1023310(3) http://assets.upm.com/Investors/2016/UPM-Results-2016-en.pdf
(4) http://www.upmpulp.com/about-upm-pulp/pulp-mills/fray-bentos-mill/Pages/Default.aspx(5) http://www.uruguayxxi.gub.uy/guia/descargas/Zonas%20Francas%20-%20Uruguay%20XXI.pdf(6) http://www.uruguayxxi.gub.uy/informacion/wp-content/uploads/sites/9/2017/01/Informe-Anual-de-Comercio-Exterior-2016.pdf(7) https://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/datos-exportaciones-forestales(8) Bleached Eucaliptus Kraft o Bleached Eucaliptus Kraft Pulp
(9) https://www.df.cl/noticias/empresas/industria/cmpc-y-arauco-en-alerta-por-precios-y-extendido-periodo-de-sobreoferta/2016-11-24/215600.html(10) http://www.asiapapermarkets.com/pulp-producers-come-out-with-price-hikes-for-bek-other-pulp-grades-w-e-f-january-01-2017/

Publicado en:  http://eltelescopio.com.uy/la-mosqueta-de-la-celulosa/