26 de abril de 2017

DINAMA autoriza nuevas perforaciones petrolera sin audiencias públicas

Paysandú Libre de Fracking
Gensa Paysandú
Paysandú Nuestro
Jóvenes de Piedra Sola
Salteños en Defensa del Agua
Ciudadanos de Tacuarembó
Uruguay Libre de Megaminería




DINAMA APRUEBA NUEVAS PERFORACIONES PETROLERAS EN EL NORTE

A pesar de los riesgos que significarán para el ambiente y las actividades productivas de la zona, la Dinama se dispone a aceptar las perforaciones de la petrolera Schuepbach en el Norte del país, descartando la convocatoria de audiencias públicas solicitadas por organizaciones sociales locales.

El director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario, dijo que la habilitación de cuatro perforaciones solicitadas por Schuepbach en busca de hidrocarburos en Tacuarembó, Paysandú y Salto está en su fase final. "En realidad lo que están haciendo hoy es una exploración a través de un pozo que es como uno de agua termal, como cualquier otro", acotó Nario a la prensa local.

Comparar los pozos en procura de petróleo o gas con los pozos de aguas termales es una afrenta a la inteligencia de los uruguayos, solo posible por la falta de experiencia en nuestro país sobre las prácticas de la industria petrolera.

¿Qué estudios se han hecho para saber si la geomorfología no fue alterada y la estructura geológica no se ha debilitado con las perforaciones que ya fueron hechas, para asegurar que éstas serán inofensivas? Hoy se cuenta con mayor información que hace 70 años atrás, esos datos nos dicen que es muy inconveniente realizar más perforaciones y la evidencia que brindamos a la Dinama es contundente.

Técnicamente, la única semejanza entre la perforación de un pozo para abastecer las termas y de uno para explorar gas o petróleo es que, en ambos casos, se baja un trépano que va rotando para atravesar la roca hasta llegar a su objetivo. De ahí en adelante tienen diferencias significativas.

En un pozo termal no se esperan afloramientos incontrolados, el lodo de la perforación puede ser muy liviano y con una cantidad mínima de aditivos. Más aún, el potencial de contaminación de las aguas termales se puede considerar como nulo, por lo tanto la calidad de la entubación y cementación ocupan un segundo plano. Al no haber hidrocarburos, un pozo termal no registra un desbalance de presiones y pérdidas, requiriendo precauciones mínimas.

En un pozo para hidrocarburos la situación cambia radicalmente. Por lo pronto, aunque esta no sea una etapa de extracción, ya está planteado en la propuesta de Schuepbach la posibilidad del uso de explosivos.

La integridad de un pozo depende de la calidad de la entubación y cementación. Ningún pozo es perfectamente vertical, por lo tanto el escaso anillo de cemento aislante nunca es perfecto. Una falla de aislación da lugar a pérdidas de gases o petróleo que contaminarán acuíferos subterráneos o de superficie.

En los pozos petroleros la posibilidad “golpes” de gas o afloramientos descontrolados obligan a agregar al lodo de perforación aditivos con características especiales de densidad y plasticidad, muchos de los cuales no están declarados en el informe presentado por Schuepbach y por lo tanto se desconoce su composición química.

El Informe Ambiental Resumen (IAR) hecho por Schuepbach puesto a consideración del público por la Dinama careció de informaciones precisas sobre las características que tendrán realmente las actividades planteadas por el proyecto, diciendo que son perforaciones en busca solamente de hidrocarburos convencionales.

Schuepbach trasmitió en cambio a sus accionistas e inversores que procura encontrar petróleo o gas en rocas de esquisto, solo extraíbles mediante la fracturación hidráulica o 'fracking', ignorando las decisiones departamentales que prohíben esa tecnología por el riesgo que implica sobre los suelos y fuentes de agua de la región.

Estas evidencias que fueron suficientes para exigirle mayores explicaciones a la empresa, lo serían también para rechazar este plan de nuevas perforaciones. No son creíbles los fundamentos del proyecto de Schuepbach y no es aceptable que desde la Dinama se justifique su aceptación con analogías que no corresponden.

Si la Dinama recibió las respuestas de la empresa a informaciones adicionales que fueron planteadas desde la sociedad civil, ¿por qué no expone públicamente esas respuestas? ¿Por qué no convoca a las audiencias públicas solicitadas?

Las organizaciones sociales firmantes seguiremos defendiendo el derecho a ser escuchados con respecto a la conveniencia de proyectos que amenazan la integridad de nuestro territorio y a hacer que se respeten las decisiones departamentales que han sido adoptadas en concordancia con el sentimiento de las poblaciones locales y con las atribuciones de las leyes y la Constitución nacionales.


26 de abril de 2017.

19 de abril de 2017

“PARAMÉTRICANDO”



¿Existe una paramétrica para los combustibles en Uruguay?
¿Cuanto "gana" ANCAP abasteciendo con Fuel Oil a UPM y Montes del Plata?
¿Cómo se compara la venta de Fuel Oil a las zonas francas celulósicas con las que se hacen a la industria uruguaya?

Para casi todos los uruguayos hablar de una paramétrica es hacerlo sobre algo que tiene un aura de misterio.

En Montevideo por ejemplo, la paramétrica de la Intendencia Municipal (IMM) para la determinación del precio del boleto urbano, ha desafiado la imaginación y la capacidad analítica de todos por muchos años.
Así, si escuchamos a los sindicatos, los salarios tendrían una influencia muy menor en el costo del boleto, mientras que desde la Intendencia del Intendente Martínez se dice que su peso en la “paramétrica” llega al 72%.(1)

Sobre esta “paramétrica”, se da incluso el caso de que los propios ediles municipales dicen desconocer la formulación de la misma, al tiempo que la paramétrica parece evolucionar. Así en el último aumento se habría incluido un porcentaje de recuperación por la disminución del número de boletos vendidos; (2) algo difícil de explicar en términos puramente comerciales y sobre lo que no había antecedentes.

Otro factor que influye en el precio del boleto y se comenta integra la paramétrica es el costo de los combustibles.

El transporte colectivo se mueve utilizando  combustible diesel, el Gas Oil, cuyo peso en el precio, de acuerdo a la IMM, sería de solo 5,5% (1) al estar subsidiado en casi el 50% (2) sobre el precio de venta al público.

También la fijación de los precios de los combustibles implicaría la utilización de una “paramétrica” (3), la que de acuerdo con información de prensa tendría en cuenta el precio del crudo, los costos de refinación y los márgenes de ganancia, de la petrolera estatal, los distribuidores y los puntos de venta.

Esa paramétrica ha sido repetidamente mencionada por sucesivos directorios de ANCAP e incluso invocada para justificar variaciones en los precio como esta de 2013:
 El presidente de Ancap, Raúl Sendic, dijo ayer que la explicación de la suba de las naftas se basó en la evolución del precio del dólar en Uruguay y la situación internacional del petróleo. Informó que para determinar la suba se modificó la paramétrica con la que la empresa fija el precio de los combustibles.”(4) 

Sin embargo, al ser consultada ANCAP sobre esa paramétrica, sus servicios jurídicos informan oficialmente que:
no existe un acto administrativo que apruebe una paramétrica a los efectos de la fijación del precio de los combustibles” (5)

Queda así en evidencia que no existe oficialmente una paramétrica, a modo de criterio objetivo para determinar el precio de los combustibles derivados del petróleo. Combustibles que, a pesar del incremento de las renovables, constituyen el 40% de la energía consumida en Uruguay. 

Dentro de los combustibles, tomando como base el año 2015, el 30% del consumo son las naftas, 40% el Gas Oil y 20% el Fuel Oil. El restante 10% lo constituye el gas licuado de petróleo (supergás) y otros derivados.

De ellos, las naftas y el Gaas Oil son principalmente utilizados por el transporte, mientras que el Fuel Oil es mayormente utilizado por la industria.

En todos ellos, los precios de venta al público de Uruguay son actualmente mayores a los de paridad de importación definidos por la URSEA (6) y superiores a los de la región, considerando Argentina, Brasil y Chile.(7) 

Esta diferencia de precios quita competitividad a la logística y la industria nacional, siendo que desde muchas tribunas se ha reclamado insistentemente alguna forma de rebaja para el Gas Oil.

Desde el punto de vista de la producción de los combustibles, las naftas y el Gas Oil se diferencian claramente del Fuel Oil, más pesado y de menor valor en todos los mercados.

 Ese parece ser también el caso en Uruguay donde los precios considerados para la venta al público mantienen esa relación, al menos hasta que consideramos los precios en boca de refinería, descontando impuestos y costos de distribución.

Referente a los impuestos, las naftas están gravadas con IMESI (Impuesto Específico Interno), mientras que el Gas Oil y el Fuel Oil incluyen IVA (22%). En la web de la Dirección Nacional  de Energía figuran los costos sin impuestos de los diferentes combustibles. (8)

                             Precio venta público    Precio libre de impuestos      Precio que cobra ANCAP 
                                    (Fuente ANCAP)                       (Fuente DNE)                                     (Fuente URSEA)
Nafta Super 95              $ 45,90                            $ 25,39                                   $ 18,67
Gas Oil 50S                   $ 41,80                            $ 34,26                                   $ 25,45
Fuel Oil Calef.                $ 22,90                            $ 18,77                                   $ 18,18


Las naftas y el Gas Oil incluyen además el flete a los puntos de distribución, el margen de los distribuidores, tasa de la Intendencia de Montevideo, tasa de la URSEA y costo del fideicomiso de eficiencia energética. El precio del Fuel Oil no incluye los fletes.

Así considerado, el precio que obtiene ANCAP de un litro de nafta es similar al de un litro de Fuel Oil.  Lo que es más, si consideramos el precio del litro del Fuel Oil libre de azufre cuyo precio de venta al público es de $ 26,71, por el que ANCAP termina obteniendo al venderlo en el mercado interno un precio 15% mayor al que obtiene vendiendo la nafta, situación difícil de entender en el marco del mercado petrolero mundial y regional.

El Fuel Oil bajo en azufre tiene un costo en refinería para la industria uruguaya de $ 26,71 que descontando impuestos le representa a ANCAP $ 21,30 por litro. (9)

ANCAP produce otros tipos de Fuel Oil bajo en azufre, entre ellos el denominado por la URSEA como “Fuel Oil Botnia” que se le exporta a UPM y Montes del Plata para su uso en las zonas francas (10). Ese Fuel Oil constituye el 70% de los insumos que adquieren en Uruguay las zonas francas celulósicas y ANCAP se los envía en barcos contratados a sus puertos.
 
Una revisión del sistema informático público de la Dirección Nacional de Aduanas (11) nos permite conocer los detalles de esas exportaciones. A diferencia de las ventas locales que se hacen en boca de refinería, los precios que pagan UPM y Montes del Plata por el Fuel Oil son “CIF” o sea que incluyen los costos de seguro y flete hasta las zonas francas.

El detalle de las últimas exportaciones realizadas a cada zona franca es como sigue:

Fecha                DUA(12)  Destino    Valor CIF (U$S)    Volumen m3   Tipo Cambio       Valor/litro ($)
10-03-17           512742      UPM        942.982,50              2.500               28,419            10,71
04-04-17           517820     MdelP       875.462,50              2.500               28,511              9,98

 ¿Cómo se justifica que las zonas francas celulósicas paguen a ANCAP, por Fuel Oil “entregado a domicilio” menos de la mitad de lo que debe pagar la industria nacional para retirarlo de las plantas de distribución?

El precio anterior es especialmente llamativo en estos momentos en que la planta de La Teja está parada por mantenimiento desde febrero, con lo que ANCAP debe importar los combustibles.

Si revisamos la última importación de Fuel Oil registrada hasta el 10 de abril por ANCAP en el sistema de aduanas (DUA 168717 de 2016), vemos que la petrolera uruguaya pagó con impuestos incluidos $11.53 por litro (13) 

Lo anterior hace aún más difícil de entender la lógica del “negocio” de proveer de Fuel Oil a las zonas francas celulósicas y deja en evidencia la gran diferencia en el tratamiento de esas industrias y las que se encuentran instaladas en el territorio nacional.

Quizá alguien podría decir que es por la “paramétrica”.

(10)                        Resolución URSEA 34/010 de 2/2/2010
(11)                        https://servicios.aduanas.gub.uy/luciapub/luciapublico.htm
(12)                        DUA: Documento Único Aduanero
https://servicios.aduanas.gub.uy/LuciapubX/hpumdpol.aspx?tihliDqoDYRo8XQt5MKQvO/oIAjX7QhCadOeRcWqS9Diygkj4w0hoojO2MwRgKDk

22 de marzo de 2017

IMPACTOS DEL 'FRACKING' EN EL SUR DE ARGENTINA


Visita de Uruguay Libre a la Provincia de Río Negro
Dos integrantes del movimiento Uruguay Libre, Ana Filippini e Isabel Dominguez, invitadas por la organización internacional350.org. visitaron comunidades de la Provincia de Rio Negro, al sur de la Argentina, afectadas por los impactos ambientales y sanitarios del Fracking, la explotación de hidrocarburos no convencionales con la técnica de fracturación hidráulica.

Los “petroleros”, como llaman los lugareños a las empresas norteamericanas Apache, Chevron y otras, llegaron en el año 2012 a la ciudad de Allen, ubicada a 1.120 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires con promesas de prosperidad y grandes ganancias. Sin embargo, en estos cinco años los efectos del Fracking han provocado una crisis social y ambiental.

La ciudad de Allen es una de las ciudades medianas, de unos 26.000 habitantes, ubicadas dentro del Alto Valle del Rio Negro. Conocida como la Capital de la Pera, la fruticultura era una de sus actividades principales. El centro de la ciudad se ubica a 6 km al norte de la costa del río y muy próxima al borde de la meseta (conocida regionalmente como barda).
Uno de los principales problemas se ha generado por la gran cantidad de lodos tóxicos acumulados provenientes de las perforaciones. Los lodos son depositados en piletones en las mesetas altas, las bardas, y ya ha sucedido que las lluvias arrastran esos lodos hasta el valle. Las autoridades no tienen conciencia del grado de toxicidad de esos lodos e incluso han propuesto rellenar con ellos los pozos de las calles de la ciudad. El especialista Roberto Ochandio (1) asegura que hay muchas interrogantes para las cuales las autoridades no tienen respuesta aun. Entre otras, cuál es exactamente la composición química de esos desechos del Fracking, si están contaminados con elementos radioactivos, quien está a cargo del control, quien se hará cargo de los análisis de laboratorio necesarios para determinar la peligrosidad de los residuos y de la disposición final de los mismos.
Con relación a los problemas de salud, los lugareños aseguran que se están produciendo más abortos espontáneos, que nacen más niños con malformaciones y hay más niños con asma. Ochandio asegura que esto es así dado que en Estados Unidos se llevaron a cabo estudios en zonas de Fracking donde se pudieron constatar los efectos que relata la gente de Allen. Muchos profesionales de la salud conocedores de esta situación han abandonado la ciudad, por lo que además existen problemas derivados de la falta de profesionales en los servicios asistenciales. Esto trae aparejado un malestar social, ya que la gente acusa a los profesionales de falta de ética por no realizar denuncias ni llevar estadísticas de los problemas nuevos de salud existentes en la ciudad.
Hay problemas con el agua. Además de estar contaminado con hidrocarburos y metales pesados, el Rìo Negro, la fuente de agua más cercana a la ciudad de Allen, existen problemas de abastecimiento de agua potable a la población. En marzo de 2016 la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que el agua de Allen contenía combustible y que no era potable. Hasta hubo que cerrar escuelas para que los niños no bebieran el agua que salía de las canillas, con olor a gasoil, aspecto aceitoso y con partículas similares a talco o ceniza.
Quizás la parte más dolorosa porque afecta a mucha gente tiene que ver con la fruticultura. Muchos productores han vendido o rentado sus campos a las petroleras y se han ido de la ciudad. Los que todavía producen tienen dificultades para vender su producción y el hecho de que el mercado haya sido invadido por manzanas chilenas con un sello que dice “Manzanas Chilenas Libres de Fracking” sólo empeora aún más la situación. Existen problemas con los pozos abandonados por las petroleras que no tienen ningún plan racional de cierre. Las filtraciones subterráneas de estos pozos han afectado los frutales y hay campos donde han muerto todos los árboles.
El colmo de la extracción de gas es que las casas cercanas a los pozos, la mayoría resquebrajadas por las vibraciones, en el duro invierno que hasta el agua se congela, no tienen gas!
Muchas poblaciones de la Provincia de Rio Negro se encuentran movilizadas para lograr la prohibición del fracking. 37 ciudades en la provincia de Entre Rios, 70 municipios de Brasil, 5 departamentos de Uruguay, 3 estados de EUA, y 4 países europeos ya han prohibido el fracking..
La visita de Uruguay Libre a la Provincia argentina de Río Negro nos proporcionó una evidencia más sobre los impactos negativos del fracking. En Uruguay tenemos un proyecto de ley de prohibición de Fracking a estudio en el Parlamento. Es imperioso que se apruebe lo antes posible.
Montevideo,  marzo 2017
Comunicado de prensa de Uruguay Libre
Contacto: Ana Filippini 098407572

Mentime que me gusta

La empresa que pretende perforar el Acuífero Guaraní buscando hidrocarburos ahora cambia sus comunicados.
Fue en 2012 que ANCAP firmó con Schuepbach Energy Uruguay SRL contratos otorgándole a esa empresa derechos de exploración y explotación de hidrocarburos por 30 años para dos bloques al norte del río Negro, que comprenden el 8% del territorio nacional.
Un resumen de las actividades relacionadas con ese contrato puede leerse en la web de ANCAP (1)
¿Cómo se llegó a ese contrato que se pretendió mantener confidencial, y al que solo se pudo acceder parcialmente por una acción judicial llevada a cabo por el Periodista Victor Bacchetta? Esa es una historia que  vale la pena revisar.
El interés en este siglo en la exploración petrolera en el Uruguay se inició oficialmente con la denominada Ronda Uruguay de 2009 y cobró especial impulso con un reporte del servicio geológico de los Estados Unidos (USGS),  específicamente sobre el potencial de hidrocarburos no convencionales en nuestro territorio. (2)
Eso se reflejó en numerosas menciones en los medios especializados (3) destacando siempre el potencial no convencional del norte uruguayo.
Desde Uruguay mientras tanto, la Gerencia de Exploración y Producción de ANCAP presentaba internacionalmente las posibilidades de negocios en hidrocarburos no convencionales  en Uruguay (4)

¿Por qué destaco lo de no convencionales?
Porque esos hidrocarburos “no convencionales”  necesitan para su explotación de la utilización de técnicas de FRACKING que agrietan la roca mediante la inyección de sustancias químicas a muy alta presión, fracturando y generando fisuras por las que se liberan los hidrocarburos que de otra manera  permanecerían ligados a la roca.
Esta técnica considerada altamente peligrosa para el ambiente y en especial para los recursos acuáticos, está prohibida en muchos países. En Uruguay se han dado repetidos mensajes del gobierno, ANCAP y las empresas involucradas en la prospección y explotación de hidrocarburos, diciendo que no será utilizada, si bien ninguna norma prohíbe su aplicación.
Por otra parte, el contrato entre ANCAP y la filial local de Schuepbach tampoco descarta el Fracking entre las técnicas de explotación potencialmente utilizables e incluye específicamente en su definición de los hidrocarburos a los no convencionales, con lo que la empresa podría decidir usarla en caso de encontrarse ese tipo de  hidrocarburos.

La empresa.
Schuepbach Energy no presenta mucha información en su web,(5) que no es más que una página estática que relaciona a un folleto de 2008.
Reportes de prensa indican que desde 2012 el capital accionario de Schuepbach Energy International  fue adquirido en un 51% por la empresa australiana Petrel Energy Limited.
Petrel presenta en su web (6) como hace Fracking en Canadá y en sus reportes ha mencionado en numerosas oportunidades que sus objetivos en Uruguay incluyen los hidrocarburos no convencionales.
Eso aparece en repetidas oportunidades en sus reportes, incluso en su reporte de octubre de 2016. (7) Al que pertenece la figura:


El proyecto actual
A diferencia de los primeros pozos exploratorios realizados por Schuepbach y ANCAP que fueron declarados de categoría “A” por la DINAMA, el proyecto de los 4 pozos previstos para 2017 recibió la calificación de Categoría “B”, demandando un estudio de impacto ambiental y su puesta de manifiesto para el escrutinio público.
Sobre ese informe, disponible en la web de la DINAMA (8), el Movimiento Uruguay Libre y otras organizaciones sociales presentaron informes técnicos, denunciando como el proyecto podría abrir la puerta al FRACKING en Uruguay, amenazando las reservas de aguas subterráneas del Acuífero Guaraní y otros menores del norte de nuestro país.
El estudio de impacto de la empresa no argumenta a favor del FRACKING, cuya aplicación siempre ha generado  problemas ambientales, sino que expresa que no se usará esa técnica en Uruguay pero sin asumir compromiso alguno en este sentido.
Significativamente, igualmente dedica una sección comentar los decretos que prohíben el FRACKING en varios departamentos de nuestro país, incluyendo aquellos en que la empresa planifica hacer las perforaciones.
También incluye una referencia a declaraciones públicas del Sr. Presidente de la República y la Ministra de Industria Energía y Minería expresando que  el FRACKING no está en los planes del gobierno y que “no habrá FRACKING en Uruguay” (9)

Cambiando la pisada 
Sorpresivamente, el 13 de febrero pasado, justo cuando vencía el plazo de presentación de observaciones al estudio de la empresa en la web de la DINAMA, la empresa Petrel enterada de las resistencias que despertó su repetida referencia a su interés en hidrocarburos no convencionales en nuestro país, en un giro inesperado y que deja en tela de juicio la seriedad de su propuesta tanto hacia nuestro país como con sus accionistas publicó en su web una fe de erratas (10)
En la misma indica que se padeció de error en su informe a la prensa del 31 de enero de 2017 y que no debiera incluir referencias a hidrocarburos “no convencionales”.
Eso sin aclarar la referencia a esos hidrocarburos en TODOS sus informes anteriores, incluso el emitido solo tres meses antes en octubre de 2016 (7)
Tampoco aclara la referencia dentro del informe de enero a “weeping core samples” que son muestras en las que el petróleo atrapado en la roca (no convencional) se separa de la misma al llegar a la superficie debido a la reducción de la presión a la que está sometido.

¿Dónde estamos?
Los movimientos sociales que trabajan en el tema, consideran que la empresa debe aclarar estas referencias, los cambios en la información de la web y otros puntos del informe, por lo que ha  solicitado a la DINAMA la realización de las audiencias públicas previstas para los proyectos con calificación ambiental “B”, como es el caso de este.
Claro que ese pedido solo es aplicable para este proyecto específico y debiera repetirse en caso de que se presenten otros proyectos en el marco de los contratos firmados por ANCAP para la denominada Cuenca Norte, contratos que salvo el relacionado con este proyecto son aún confidenciales.
Eso porque no se cuenta aún con un marco legal que defina las reglas de juego para una potencial explotación de hidrocarburos a fin de  que quede claro para las empresas que se puede y que no se puede hacer en el territorio uruguayo.
Sobre ello el ex director del fondo petrolero noruego Farouk Al-Kassim declaró que una condición indispensable para un sano desarrollo del sector de hidrocarburos es que el país cuente con “buenas leyes que regulen la actividad”. (10)

Las reglas del juego
Sobre el tema FRACKING en esta legislatura se presentaron dos proyectos de ley para su prohibición, y un tercero que propone declarar una moratoria por un lapso de 5 años, renovables.
Evidentemente la moratoria lleva implícita la posibilidad de una gran presión empresarial para levantarla al finalizar el plazo, si se llegaran a encontrar hidrocarburos no convencionales.
La prohibición en cambio asegura que solo una nueva ley, debidamente discutida en el parlamento, permitiría el uso de FRACKING en Uruguay. Para ello sería necesario un significativo cambio tecnológico que asegure la inocuidad de la técnica, lo que hoy está muy lejos de ser una realidad.
Como en muchas otras cosas, los 130 empleados que contratamos en octubre de 2014 para que cumplan con las tareas legislativas tienen ahora que trabajar en este tema, con la responsabilidad de actuar pensando en el país que dejaremos a nuestros hijos y nietos, mas allá de los espejismos de alguna ganancia económica de corto plazo.



  1. http://exploracionyproduccion.ancap.com.uy/
  2. https://pubs.usgs.gov/fs/2011/3100/FS11-3100.pdf
  3. http://www.ogfj.com/articles/2011/10/usgs-estimates-shale.html
  4. http://www.rondauruguay.gub.uy/LinkClick.aspx?fileticket=pz2EJZoqvgA%3d&tabid=413&mid=777
  5. http://www.schuepbachenergy.com/
  6. http://petrelenergy.com/IRM/content/default.aspx
  7. http://www.petrelenergy.com/irm/PDF/1758_0/QuarterlyReport
  8. http://www.mvotma.gub.uy/ambiente-territorio-y-agua/gestiona/puesta-de-manifiestos/item/10008753-schupbach-energy-uruguay-s-r-l.html
  9. http://www.espectador.com/politica/331559/vazquez-y-cosse-confirman-que-no-habra-fracking-en-uruguay
  10. http://petrelenergy.com/irm/PDF/1759_0/Erratum
  11. http://www.busqueda.com.uy/nota/si-uruguay-encontrara-petroleo-para-explotar-hoy-no-habra-ganancias-hasta-dentro-de-15-o-20  
  12.  
  13.  
  14. Publicado en:  http://eltelescopio.com.uy/mentime-que-me-gusta/

27 de febrero de 2017

La Mosqueta de la Celulosa

El juego de la mosqueta es un viejo conocido de los uruguayos, aunque también se conoce en muchos otros lugares del mundo con nombres como “Tapadita”, “Trile”, “Trille” o incluso “Pepito paga doble”.
Por lo general es un juego callejero ilegal, en el que un grupo organizado de personas quita mediante argucias dinero a aquellos que se acercan a jugar con la promesa de ganancias imposibles. Para ello inducen al jugador, incluso con alguna ganancia al comienzo, a apostar dinero para determinar bajo que vaso se encuentra una pelotita que hábilmente han retirado de la mesa.
En estos días un comunicado oficial de UPM blanqueó lo que es un secreto a gritos.
Expresó que la empresa actualmente NO está negociando una nueva planta en Uruguay (1) y, si bien aclaró qué “las conversaciones con el gobierno de Uruguay han tenido un espíritu positivo”, agregó también “El inicio de cualquier proyecto de inversión relacionado con una potencial planta de celulosa requeriría la satisfacción de varios requerimientos, uno de los cuales es una conclusión positiva de las negociaciones con el gobierno de Uruguay sobre el desarrollo de la infraestructura.”
De acuerdo con notas de prensa, el mismo día, la filial local de UPM mediante un correo electrónico de la agencia encargada de su comunicación empresarial, que no fue publicado en la página Web de UPM Uruguay (www.upm.uy) ni en la Web de la Presidencia (www.presidencia.gub.uy), “Aclaró” algunos puntos, pero tampoco dijo que estuviera decidida una nueva planta.
Pensar que el comunicado oficial de UPM colgado en su web institucional en inglés “apunta a los mercados y no estaba previsto que llegara a Uruguay” (2) es no entender la globalidad del mundo de hoy.

En realidad UPM nunca dijo que fuera a instalar una nueva planta en Uruguay, ni que la inversión sería de 4.000 millones y menos aún que las obras comenzarían en 2018 con un pico de actividad en 2019.

Eso solo lo dijo nuestro gobierno
Incluso el último reporte a los accionistas emitido por UPM el 31 de enero reafirma lo de su comunicado diciendo que:
Nuestras discusiones con el gobierno de Uruguay en los prerrequisitos para un desarrollo industrial a largo plazo en el país han continuado con espíritu positivo. Igualmente muchos temas importantes están aún en discusión” (3)
Ante esto cabe preguntarse si estaremos en el camino correcto al apostar a una inversión indefinida, que mas allá del período que lleve su construcción, solo generará unos pocos puestos de trabajo permanentes.
Más allá de la propaganda, el sitio oficial de UPM en Uruguay claramente expresa que tienen solo 200 empleados directos (4)
Por otra parte, ya tenemos dos ejemplos de los magros beneficios que le dejan al Uruguay las plantas de celulosa operando en régimen de zona franca.
Les exportamos a esas plantas madera por valor de 600 millones de dólares, al igual que la podríamos exportar a otro país, con el mismo nivel de actividad, salvo que en lugar de entregarlos en las zonas francas celulósicas, lo haríamos en el puerto de Montevideo o Nueva Palmira.
A partir de allí, la producción y venta de la pasta de celulosa es una actividad de zona franca sin control aduanero y que solo reporta al país los ingresos por concepto de salario de los empleados de cada planta. De acuerdo con los informes de Uruguay XXI de mayo de 2016 (5), las dos zonas francas celulósicas emplean 1367 personas en las 19 empresas que operan en ellas.
Respecto de los insumos, de acuerdo con los informes de la Dirección Nacional de Aduanas, los 600 millones de dólares en madera exportados a las zonas francas serían 270 millones a UPM y 330 a Montes del Plata.
Por ese valor las plantas de celulosa adquirieron, mayormente de sus propias subsidiarias forestales (Forestal Oriental y Eufores respectivamente), 3.700.000 toneladas de madera UPM y 4.700.000 toneladas Montes del Plata.
Los volúmenes de madera registrados, salvo una gran variación de stock interanual, son inversamente proporcionales a la producción de celulosa declarada por las plantas, que es 30% mayor en UPM que en Montes del Plata.
Además de la madera, Uruguay le exportó en 2016 a a las zonas francas celulósicas unos 47 millones de dólares en otros insumos, el 70% de lo exportado, 33 millones, es Fuel Oil vendido por ANCAP a un precio promedio de 8 pesos el litro (0.28 dólares), menos de la mitad del costo local y por debajo del costo del barril de petróleo crudo.
A partir de allí, según Uruguay XXI, las plantas dicen haber vendido en 2016 celulosa por valor de 1242 millones de dólares.(6) (7) Venta que no se registra en aduana ni integra el anexo estadístico del propio informe de Uruguay XXI.(6).
Atendiendo como cierto el informe según el cual las ventas desde las Zonas Francas Celulósicas lo fueron por un valor de 1224 millones para un volumen de 2.400.000 toneladas de celulosa, el precio promedio sería de 512 dólares por tonelada, muy por debajo de los valores internacionales para la pasta de celulosa BEK, o BEKP (8) que producen UPM y Montes del Plata.
Esa materia prima se cotizó a comienzos de 2016 a 800 dólares la tonelada y finalizó el año a 654. (9) Ahora en 2017 el precio se habría incrementado hasta 675 dólares por tonelada (10)
Así asumiendo un precio medio para 2016 de U$S720 la tonelada, la venta de 2.4 millones de toneladas supondría una facturación de 1728 millones de dólares.
Eso son 500 millones de dólares más que publicado en la web de Presidencia y Uruguay XXI.
Ese es el nivel de ganancias sobre el que los uruguayos no recibimos nada, al permitir que esta actividad se haga en régimen de zona franca.
Como en el juego de la mosqueta la esperanza de grandes ganancias implícita en frases como “8000 empleos”, “incremento del PBI” y “desarrollo industrial” incita al juego.
Al mismo tiempo, como en la mesa de juego, el hábil manejo de los vasitos y la complicidad de los crupiers, hace imposible que los uruguayos podamos acceder a esas ganancias. Eso llega al punto de que en las “negociaciones” con las empresas celulósicas, ni siquiera se cuestiona la adjudicación de zona franca para una actividad altamente rentable, que hace uso intensivo de nuestros recursos naturales y que además implicaría invertir por y para su instalación al menos 1.000 millones de dólares sin recibir nada a cambio.
¿Cómo se justifica tamaño despropósito que priva al Uruguay de su legítima ganancia en un rubro en el que tenemos ventajas comparativas y cuyo desarrollo costó cientos de millones de dólares en subsidios y renuncias fiscales?
Dejemos de hacernos trampas al solitario y si vamos a integrar una nueva planta de celulosa en nuestro territorio, que además de beneficiar a la empresa le sirva al Uruguay y los uruguayos.



(1) http://www.upm.com/About-us/Newsroom/Releases/Pages/UPM-comments-market-speculations-concerning-an-alleged-pulp-mill-investment-in-U-001-Thu-26-Jan-2017-11-12.aspx(2) http://www.elobservador.com.uy/como-entender-los-dos-comunicados-upm-la-eventual-planta-celulosa-n1023310(3) http://assets.upm.com/Investors/2016/UPM-Results-2016-en.pdf
(4) http://www.upmpulp.com/about-upm-pulp/pulp-mills/fray-bentos-mill/Pages/Default.aspx(5) http://www.uruguayxxi.gub.uy/guia/descargas/Zonas%20Francas%20-%20Uruguay%20XXI.pdf(6) http://www.uruguayxxi.gub.uy/informacion/wp-content/uploads/sites/9/2017/01/Informe-Anual-de-Comercio-Exterior-2016.pdf(7) https://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/datos-exportaciones-forestales(8) Bleached Eucaliptus Kraft o Bleached Eucaliptus Kraft Pulp
(9) https://www.df.cl/noticias/empresas/industria/cmpc-y-arauco-en-alerta-por-precios-y-extendido-periodo-de-sobreoferta/2016-11-24/215600.html(10) http://www.asiapapermarkets.com/pulp-producers-come-out-with-price-hikes-for-bek-other-pulp-grades-w-e-f-january-01-2017/

Publicado en:  http://eltelescopio.com.uy/la-mosqueta-de-la-celulosa/

Usted Pide Mucho (UPM)


Por estos días, las tratativas o negociaciones entre el gobierno y la empresa UPM para que esta instale una segunda planta de producción de celulosa en Uruguay ocupan amplios espacios en la prensa y en los tiempos de nuestros gobernantes.

Así, varios grupos de trabajo de nivel ministerial estarían analizando diferentes factores como la infraestructura, temas ambientales y condiciones financieras. Además, en los primeros días de febrero el Presidente Vázquez viajará a Finlandia.(1)

Tanto es así que un observador externo podría pensar que lo de UPM es la única opción de crecimiento a la que apuesta el gobierno.

Toda esta efervescencia local no se refleja en las comunicaciones oficiales de UPM que en Julio solo decía estar estudiando la posibilidad a largo plazo de aumentar su capacidad de producción en Uruguay y que en su último informe a los accionistas de octubre no agrega nada nuevo repitiendo que:
“In Uruguay we are continuing negotiations on prospects for long-term development.”

Eso, mientras esos mismos reportes anuncian inversiones en Polonia y Finlandia por algo más de 200 millones de dólares para 2017 y 18.

Está claro que hasta la fecha UPM no se plantea plazos para ampliar su capacidad en Uruguay, mientras que aquí se habla del año 2018 y el 2019 para la construcción de la planta.

Tampoco ha especificado UPM ningún monto para su potencial inversión, que aquí se dice estaría en el orden de los 4.000 millones de dólares, tal como se publicó en este medio en agosto. (2)

Apenas se comenzó a hablar de este tema, en julio de 2016, se hizo evidente que el mayor interesado, el gobierno uruguayo, estaba dispuesto a facilitar la instalación de esa planta, incluso aceptando la realización de obras de infraestructura por 1.000 millones de dólares para hacer posible la operación.

Eso hace que, tomando como buena la cifra de 4.000 millones de dólares de inversión de UPM, Uruguay participe con al menos el 20% de la inversión sin reclamar participación en las ganancias.

Por supuesto que esa casi patológica ansiedad no pasó desapercibida para la empresa, la que sin comprometerse ha logrado varias cosas. La primera y fundamental fue que de entrada desde la presidencia de Uruguay se asegure su instalación en régimen de Zona Franca.(3)

Eso, que evidentemente incrementa las ganancias de la empresa, y lleva a cero los beneficios económicos a Uruguay de la producción de celulosa a partir de la madera que las plantas compran en nuestro país, solo fue tímidamente discutido por algunos integrantes de la bancada oficialista en diciembre (4) y no he podido encontrar ninguna mención a esto como problema, duda o motivo de preocupación por parte de los legisladores de los demás partidos políticos.

Teniendo prácticamente asegurado ese punto, la empresa informó de entrada que nuevas rutas, vías férreas y acceso al puerto de Montevideo eran condiciones indispensables para considerar su instalación.

Hasta hoy la planta de UPM en Fray Bentos lleva en barcazas la pasta de celulosa al puerto de Nueva Palmira. Desde allí la envía a sus compradores, principalmente en China y los Países Bajos.

El uso del puerto de Montevideo permitiría la carga más completa de los barcos por tener mayor calado (profundidad), abaratando los fletes.

Además está implícito que la empresa en caso de instalarse y tal como lo hace hoy en su planta de Fray Bentos, tendrá acceso gratuito al agua en este caso del Río Negro.

Eso queda en evidencia, incluso en la tentativa selección por parte del gobierno, pero sin que la empresa haya comprado un metro de tierra en la zona ni comenzado trámite alguno de la autorización ambiental, de una zona sobre el Río Negro aguas abajo de la presa Gabriel Terra y Paso de los Toros

La lista de pedidos de UPM parece bastante extensa y sobre todo costosa, con grandes ventajas para la empresa. Pero sin embargo sus requerimientos lejos de limitarse parecen haberse incrementado e incluyen ahora además que el gobierno garantice la “paz laboral” incluso con modificaciones legales al derecho de huelga.

Eso sin contar con la exigencia de una “carta de entendimiento” firmada por el gobierno nacional a fin de facilitar que UPM pueda salir al mercado internacional a la búsqueda de financiamiento para la hipotética nueva planta.(5)

Cualquier parecido de esta carta de entendimiento con el descarado e ilegal  intento de Aratirí en 2014 de que se le firmara un contrato de explotación previo al otorgamiento de las autorizaciones ambientales a fin de permitirle obtener la financiación internacional de su proyecto, lo que estuvo a punto de ser aceptado por el gobierno, NO son pura coincidencia.(6)

Ambos caso reflejan la necesidad de financiamiento que, salvando las distancias, tenía Minera Aratirí SA y que tiene UPM. Nos muestran además la importancia en el mercado financiero del respaldo o al menos la aceptación por parte de los estados nacionales.

Todo esto debiera de ser suficiente para entender que las empresas necesitan tanto o mas de los estados de lo que los estados pueden necesitar de ellas y discutir las condiciones de instalación en pié de igualdad.

Hoy la manifiesta voluntad del gobierno para ”lograr la instalación” de otra planta de UPM indicando que se “procurará darle todo lo posible” (7) hace a las negociaciones todo menos balanceadas.

En este punto sería fácil parafrasear a Artigas sobre el vil precio de la necesidad, pero quizá sea mejor repasar que nos ofrece UPM con la nueva planta.

Lo primero, un gran BOOM, durante los 2 años de la construcción de la planta, que el gobierno ubica en 2018 y 2019, con picos que en un principio se estimaron en 6000 trabajadores pero que algún tipo de “inflación laboral” ha elevado hoy a 8000.(8)

¿8000 qué? ¿Empleos? O más bien changas y trabajos temporales.

Seguramente algo muy parecido al baño del papa en una “remake” de lo que ya vimos en Fray Bentos primero y en Conchillas después.

Pasado ese corto período, lo que queda es una planta operando en régimen de zona franca, por lo que no paga impuestos, haciendo que los beneficios económicos para el país de la cadena forestal terminen efectivamente en la puerta de la fábrica.

Eso salvo por los sueldos del personal de la planta que no superaría las 500 personas, o sea un número similar a los que empleaba, FANAPEL en Juan Lacaze y que hoy están en el seguro de paro(9).

Como beneficio colateral y tomando en cuenta lo que Uruguay le exporta hoy a las zonas francas de Montes del Plata y UPM, podríamos esperar además una compra de insumos para la nueva planta por unos 20 millones de dólares anuales, la mitad de ello en forma de Fuel Oil que las plantas le compran a ANCAP.

Nada más.

Ante eso se me ocurren un par de preguntas



¿Vale la pena ceder tanto para recibir tan poco por la producción de una materia prima en la que tenemos ventajas comparativas?



¿Cómo se justifica otorgar los beneficios de zona franca a una industria hoy altamente rentable y que hace uso directo de recursos nuestros, que no abundan en el mundo?

Ni siquiera se habla de exigir que el proceso de producción de la celulosa sea libre de cloro como se hace en Chile o que el uso del agua sea en circuito cerrado atendiendo a que el Río Negro tiene un caudal 7 veces menor que el Uruguay.

Sin embargo, a pesar de todo lo que haga desde aquí para facilitar que una nueva planta se instale en Uruguay, algo que la empresa se había negado a considerar en 2014, cuando visitó Finlandia el entonces Presidente José Mujica, (10) la instalación dependerá de las condiciones del mercado mundial en términos de producción, demanda y precios ya que la empresa debe rendir cuentas a sus accionistas.

Veamos que en 2016 la capacidad mundial de producción de pasta de celulosa se incrementó en 2.7 millones de toneladas, casi un millón de toneladas mas que el incremento del consumo. Solo en Brasil se espera se aumente la producción anual de los 7.4 millones de toneladas anuales de hoy a mas de 20 millones en pocos años.

En algunos ambientes ya se prenden luces amarillas ante la posibilidad de una sobreproducción que pudiera afectar los precios hoy controlados por un pequeño grupo de megaempresas, entre ellas UPM (11)  
Justamente, esta UPM que nos Pide Mucho,  pero que plantea dejarnos muy poco.