19 de septiembre de 2013

Carta abierta al Sr. Presidente Mujica



Sr. Presidente.
Me dirijo a Ud. como ciudadano para solicitarle que no acepte y devuelva Ud. al parlamento el proyecto de ley para regular la minería de gran porte.

Motiva la presente que tal como fue aprobado, el texto de la ley incluye disposiciones que son contrarias a los intereses de nuestro país.

Específicamente:
- La definición limitada y especial para la Minería de Gran Porte de los “Conjuntos Económicos” del Artículo 10, favorece la defraudación fiscal.
- La potestad de hacer minería de gran porte en todo el suelo “Rural” (Artículo 7), va en contra del Ordenamiento Territorial al no reconocer la división entre suelos rurales productivos y naturales del Artículo 31 de la Ley 18308 (Ley de Ordenamiento Territorial).
- La ley dispone que la información para justificar la racionalidad de la explotación solo se presentará al estado al momento de la firma del contrato (Artículo 25)
- La ley no incluye ningún mecanismo de control para la calidad del material que se exporte, lo que hace inefectiva la fijación de precios de referencia para la liquidación de impuestos del Artículo 108 que se agrega al Título 4 del Texto Ordenado de 1996 por el Artículo 42 de esta Ley.
- En el texto aprobado, el estado por omisión renuncia a su derecho y obligación de regular la extracción de minerales, permitiendo así la explotación depredadora que llevará al rápido agotamiento de recursos finitos no renovables, para exportarlos sin valor agregado nacional.

Hago propicia la oportunidad para sugerirle solicite a sus asesores una revisión de las proyecciones económicas, ya que de manera alguna es posible que el estado reciba por los impuestos previstos en este proyecto de ley, sumas siquiera parecidas a las de 500 millones de dólares en los primeros años y hasta 1000 millones en los años siguientes como ha sido ampliamente difundido.

Aclaro que no formo parte de ningún grupo ambientalista, no tengo campos en las zonas potencialmente afectadas ni intereses económicos particulares en la actividad agropecuaria.

Agradeciendo su atención y quedando a sus órdenes por cualquier aclaración o ampliación, lo saluda atentamente,
Raúl E. Viñas